Si tu hijo salió del Clóset, esto es para ti

Aún recuerdo aquel día que mi hijo enfrentó mi pregunta y lleno de miedo me dijo “Sí mamá, soy gay”, y como muchos padres yo también caí en la desesperación, el llanto, la negación, a culpa y el miedo.

En aquel momento fue la peor noticia del mundo y gracias a eso hoy estoy totalmente orgullosa de ser su mamá. Si eres padre o madre, te preguntarás qué hice para enfrentar esa noticia, así que aquí te doy algunos consejos que en su momento ayudaron a abrir mis brazos, mi mente, pero sobre todo mi corazón.

Así que llora si lo necesitas, pero después de eso respira profundo y lee esto:

TRANQUILÍZATE! Tu hijo(a) sigue siendo tu hij(a), nada ha cambiado, sus sentimientos y sus valores siguen siendo los mismos y te sigue amando, creo que en este momento es cuando más te ama porque ha decidido salir del clóset y sentirse libre contigo.

NO ES CIERTO! Es una fase, es una idea, alguien lo está influenciando, es la moda, se quiere desquitar de mí, etc. Es una etapa de negación donde pretendemos justificar nuestro rechazo a la noticia y dura el tiempo que cada uno quiera. Negarlo, justificarlo o incluso callar y no hablar del tema, no hace que la noticia se esfume. Lo mejor es platicarlo con tu hijo(a), abrirle tu mente y tu corazón para que te pueda decir abiertamente de lo que siente, lo que piensa y de lo que ha vivido en el Clóset.

NO ERES CULPABLE! La orientación de tu hijo(a) no es culpa de nadie, no pasó  nada en tu embarazo ni en el parto, ni tampoco es el resultado de tu divorcio, de la forma de educación, etc. Quita esas ideas de la cabeza, en esta noticia hoy hay culpables, lo que se necesita es actuar con responsabilidad y respeto aunque por el momento no lo entiendas.

NO ESTÁ ENFERMO(A)! Tu hijo(a) no necesita una reparación, una medicina, tu hijo(a) no está enfermo, la homosexualidad NO ES UNA ENFERMEDAD, tampoco hay terapias de conversión, no requiere tratamiento y no se puede cambiar.

La homosexualidad fue desclasificada como enfermedad mental en Estados Unidos en 1973. La Organización Mundial de la Salud lo hizo en 1990.

ABRAZALE! Quien sale del Clóset lo que más necesita es sentir tu amor, puedes no decir nada, pero abrázale, tu hijo(a) solo espera saber que lo sigues amando como padre, que tu amor no ha cambiado, un abrazo une dos corazones y no hay mejor lugar que tus brazos de padre o madre.

INFÓRMATE! Como padres y madres es nuestra responsabilidad informarnos, leer y quitarnos los miedos y los prejuicios, el miedo es el resultado de lo desconocido, entonces, documéntate al respecto, busca sitios e investigaciones serias al respecto, aquí te muestro algunos ejemplos:

ÁMALE! No hay cosas más bellas que aquellas que nacen del corazón y para tu hijo(a) no hay un lugar más seguro que tus brazos. Déjale saber que le amas, que estás con él y que seguirás ahí siempre, que aunque por el momento no entiendas lo que sucede, no has dejado de amarle.

“Si amar a alguien gay, me convierte en uno, entonces soy gay porque amo profundamente a mi hijo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *